sábado, 3 de noviembre de 2012

Sola.

3/11/12


Estás harta de no poder enseñar cómo eres realmente, de no atreverte. Odias como eres, lo que haces, lo que sientes... Te avergüenzas de lo que te gusta. Te haces pasar por una persona diferente, alguien a quien los demás quieren. Has defraudado y te ha fallado tanta gente que ahora desconfías de todos. Pero sobre todo desconfías de una persona, la que más te ha fallado, la que mas daño te ha hecho, sí, de ti misma. Tienes miedo de que alguien descubra cómo eres o de que todas esas máscaras que te has puesto para esconderte se destruyan y te quedes desnuda ante el mundo. Hace mucho que no eres feliz, que te sientes oprimida. Hace mucho que dejaste de vivir, ahora sobrevives. Y es que a veces tu peor enemigo eres tú misma.

3 comentarios:

Caami *,* dijo...

Oh, Ane... Cuánta razón tienes. El peor enemigo que se puede tener es uno mismo... Hay personas que pasan escudandose bajo máscaras, ocultando su verdadera identidad, pero finalmente se hacen muchísimo daño a sí mismas..
Buenísima entrada, un abrazo❤

Anaid Sobel dijo...

Hace algún tiempo me habría sentido inmensamente identificada con este texto, pero conseguí despertar.
Y el hecho de darte cuenta de que ser como los demás quieren que seas en vez de ser quien quieres ser, es el primer punto para contentarte contigo misma y ser feliz.

Besos grises

nats *-* dijo...

Ufff, Anne bueno tienes toda la razón, nosotros somos nuestros peores críticos. Somos esos que lo mínimo que hagamos lo haremos mal y lo sabremos, porque somos lo peor que existe, nuestro peor enemigo.