domingo, 26 de agosto de 2012

26/8/12

-Princesa, he venido a buscarte, corre fuguémonos.
-¿Qué? Tengo que ir al colegio, no puedo saltarme las clases.
-Venga amor, tengamos una escapada como en las películas.
-Esto no es una película, es la vida real.
-Y la realidad siempre supera la ficción.
-Bueno, por un día no pasará nada...
-Baja amor, estoy abajo.

Ella bajó corriendo y se subió en la moto. Él arrancó y empezó a correr en la moto. Se sentía libre, libre y feliz con la persona que amaba, aunque sabía que no iba a durar demasiado más. Llegaron a un prado enorme en medio del bosque.

-Este sitio es hermoso.
-Lo sé, es donde vengo cuando me apetece estar solo.
-¿Cómo lo encontraste?
-Hace dos año me perdí en el bosque y llegué aquí.

De repente la chica se percató de que en medio del prado había un piano.

-¿El piano es tuyo?
-Sí.
-¿Y cómo es que no me habias contado que tocabas el piano?
-Quería tocarte hoy una canción sin que lo supieras.
-Adelante.

Una hermosa canción empezó a sonar y tocada por él sonaba aún mejor, aunque no me sonaba haberla escuchado nunca. Cuando acabó me miró con intriga.

-¿Y?
-Preciosa, amor, es perfecta.
-La he compuesto para ti.
-No me lo puedo creer, gracias, me encanta.
-Es para demostrarte que te quiero.
-Yo también te quiero.

Pasaron el resto de día hablando, contándose cosas, bromeando, dándose besos... Cuando llegó la hora de ir a casa el chico la abrazó fuertemente, casi hasta dejarla sin respiración y le dijo:

-Princesa, sabes que te quiero y que te querré para siempre, que eres lo más importante para mí.
-Tú para mí también eres muy importante, te querré siempre.
-Te voy a pedir un favo muy importante.
-Claro, lo que quieras.
-Mañana intentarás vivir todo el día si mí, no me llamarás, no pensarás en mí, no quedarás conmigo...
-Vale, lo intentaré, solo porque te quiero.
-Gracias, amor.

Montaron en la moto y el chico la dejó en su casa. Al día siguiente ella hizo lo que él le había pedido, no pudo evitar pensar un par de veces en él pero consiguió no llamarlo. Después de haber cumplido con lo que él le había pedido y haber vivido sin él un día entero fue a la casa del chico y llamó a timbre. No contestó él como de costumbre, sino su madre, que tenía los ojos hinchados y la cara llena de lágrimas.

-Hola, cielo.
-Hola, ¿qué pasó?
-Siento decirte esto, pero mi hijo ha muerto. Estaba muy enfermo.
-¿Por qué no me dijo nada?
-No lo sé, pero él me pidió que te diera esta carta.

Le entregó una carta en la que ponía: 'Hola princesa, cumpliste con lo que te pedí y yo cumplí lo que prometí, te he querido como a nadie durante toda mi vida, y te sigo queriendo. Si has conseguido vivir sin mí un día lo conseguirás el resto de los días.'

2 comentarios:

Paula dijo...

Ane, te lo juro se me han puesto los pelos de todo el cuerpo de punto y eso que ayer o asi me depilé las piernas. (?)
Enserio es preciosoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo! ME ENCANTA <3

Caami *,* dijo...

El comienzo fue muy 3msc jaja, precioso y luego.. Uf, había leído de estas historias pero tu la relataste de una manera preciosa :) me encantó. Un besito Ane querida :) que estés muy bien!