sábado, 7 de diciembre de 2013

Soy... Soy... ¿Cómo soy?

7/12/13


¿Hay alguien capaz de describirse? En una, tres o mil palabras. Porque si lo hay, esa no soy yo. Cuando me piden que lo haga siempre digo lo mismo; tengo 16 años, mido 1,65, peso más de lo que me gustaría, soy morena y tengo los ojos tan oscuro que a veces los temo. Pero esa no soy yo. Eso es lo que la gente ve, y la mayoría de las veces no se molesta en ver más.

Soy mi libro favorito, las película que veía de pequeña, los juegos a los que jugaba, los amigos que tengo, la música que escucho, el empeño que pongo en lo que creo que merece la pena, lo feliz que me hacen cosas irrelevantes y lo irrelevante que me parecen cosas importantes. Esas cosas que ni aun llevando toda la vida conmigo vas a saber. Soy esa chica que no sabe el título de su libro favorito, porque lo cogió de la biblioteca cuando tenía 10 años y se dio cuenta de lo que la había ayudado a cambiar 5 después. También soy despistada, puede que demasiado. Me encanta inventarme palabras, ¿pero hay alguien al que no? Soy de las que por la calle no se fijan en la gente, ya puedes ir con un pony verde en la cabeza que no me daré cuenta. De las que se pasan la vida dándole vueltas a todo, pero sin sacar nada en claro. De las amantes del té con leche y de todas las costumbres inglesas (y obviamente de Inglaterra). Soy de las que se les pilla fácilmente que mienten pero aún así lo hacen más a menudo de lo que les gustaría. Amante de los libros, de las películas (aunque bastante menos) y de las revistas de moda. Soy de las que de pequeña sólo jugaba con los chicos, de las que se viciaba a pokémon y adoraba digimon. De las pocas personas que nunca se ha roto nada ni hecho ninguna brecha, pero que se tiraba el suelo a la mínima ocasión para poder ir en muletas. Dicen que no tengo vergüenza, pero no estoy completamente de acuerdo. Soy de las que ni es la que lidera pero tampoco la que se somete. De las que intenta buscar el término medio e intenta no ser extremista. Inventora de historias a tiempo completo, a veces loca amante de todo lo que tenga que ver con el amor y otras odiándolo con toda el alma. Soy como todos pero a la vez tan diferente que a veces asusta. De esas que discuten consigo mismas en inglés y siempre acaban perdiendo (pero da igual, porque luego me tomo la revancha). Soy de las que piensa que el euskera es el idioma más bonito del mundo pero no les sale natural hablarlo (y qué rabia). Me gusta la música, pero no porque al escucharla me haya hecho sentir bien voy a decir que me haya salvado la vida. Soy de las que se toman todo con humor (o lo intentan) y de las que intentan ser felices (pero a veces, cuesta, demasiado). Soy de las que empiezan a escribir y se olvidan de todo, pero cuando lo leen piensan que nadie debería leer algo tan malo. Y soy de las que llora cuando escucha audios suyos, ve vídeos viejos y lee cosas escritas por ella, y no preguntéis por qué, por que ya puede ser de hace media hora o de hace ocho años que yo lloro y igual.

Y aun después de haber leído todo esto sigues sin saber ni la mitad de mí, pero aún así sabes mucho más que gente que me ve todos los días.

1 comentario:

Amanda Breaths dijo...

Ay, que decir, me ha encantado.
Creo que tienes muchísima razón, si yo hiciera algo así las personas que la leyeran sabrían mucho más que algunas que me ven todos los días.
Me quedo con esta frase: lo feliz que me hacen cosas irrelevantes y lo irrelevante que me parecen cosas importantes. Preciosa.
Besos, Amanda.